domingo, enero 14, 2007

Ha pasado poco más de una semana desde el día de Reyes, punto y final de la fiesta navideña. Ha habido un cambio importante en mi vida en el último mes: nuevo curro, nuevas responsabilidades, nuevos compañeros y un nuevo lenguaje. Poco a poco intento caminar al ritmo que me marcan pero las Navidades han sido como un gran paréntesis del que sólo ahora parece que me recupero. Las he vivido con mi familia y mis amigos, como casi todo el que puede. De puertas para adentro, ha vuelto a ser una experiencia excelente. Con mis amigos también, a pesar de que no me lo he pasado todo lo bien que hubiera querido. Me quedan muchas. No hay que preocuparse por nada. Antes de volver a cogerle el ritmo al blog voy a colgar, para mi recuerdo y para compartirlo con quien quiera darse un paseo por aquí algunas de las fotos de estas navidades, sobre todo del día de Reyes, que en mi casa se vive, porque así lo queremos, como si disfrutásemos una infancia eterna.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es verdad que cuando esperas algo con muchas ganas al final no sucede como querías, pero hay que quedarse con lo bueno,que es todo lo que acabas de decir, un año más, un dia de reyes más,y ese karaoke,jaja...y sobre todo tu gente,los que te queremos,eso si que vale!... Por qué decías que no lo habías pasado del todo bien?? un beso

Anónimo dijo...

un nuevo día de reyes...para todo aquel que no nos conozca a fondo pensará que eso es una niñatería, verdad?
para nosotros es mucho más, y no sólo por el monton de regalos. el dia de reyes significa ponerte en la mente del otro, ilusionar e ilusionarte por la navidad,... pero sobre todo significa compartir: compartir ganas, ilusiones, cariño, deseo, y esperanza para que el año que viene todo siga por lo menos igual.
un beso de tu hermana