martes, diciembre 05, 2006

El último paso

La puerta se abrió al intuir nuestra presencia y el que un día fue mi jefe paró mis pasos para decirme: "Éste es el último". Y lo di. Tan nerviosa que apenas me daba cuenta del vacío que empezaba a nacerme en el estómago. Han sido dos años. Lo exquisito y la miseria. Lo profesional y lo casposo. He podido conocerlo casi todo y ayer, al dar el último paso, justo en ese momento, se me empezaron a olvidar las cosas malas, las que más de una vez me hicieron maldecir mi primera empresa, las que me hicieron llorar. He cerrado un ciclo con el desososiego de saber lo que me cuesta volver a los sitios de los que me voy, la tristeza de pensar que voy a desvincularme de compañeros a los que adoro y el nerviosismo de volver a empezar en un sitio nuevo, en un grupo que ya está hecho y en el que tengo que buscar un sitio, el mío. El lunes empieza ese reto. Hoy en mi mente se suceden las experiencias, las conversaciones, las miradas cómplices y las anécdotas que han marcado mi vida profesional en estos dos años. Escribo estas líneas a modo de despedida, sin saber a ciencia cierta quién va a leerlas. En realidad me despido de mi misma y del sentimiento que me ha arropado todo este tiempo, tan tutaleda y protegida por los que me han querido. Tan agradecida. Se acercan tiempos convulsos en la empresa de la que me voy. Sé que si volviera algún día nunca volvería a verla tal como la dejo. Quizá no será ni su sombra. Así que me llevo mis recuerdos, idealizados. Muchas gracias por todo y, sobre todos, al que anoche me mandó una canción en la que me decía:
...y me atrevo a acercarme a ti, soltarte a la cara la verdad
y dar media vuelta recoger mi chaqueta
y salir por la puerta contigo.
Te daré mi corazón
te daré mi vida
te daré mi alma perdida.
Ojalá, ojalá nunca cambie esa forma que tienes de estar en el mundo
ojalá que el tiempo no te cambie... El mejor de mis maestros, el más noble de mis amigos.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Te deseo mucha suerte Paloma. Aunque a los que sois tan buenos siempre os irá bien.

Antonio Rial. RNE
antoniorial.blogia.com

Ana dijo...

Me encanta tu blog, ha sido todo un descubrimiento. Lo leeré de vez en cuando para acordarme de ti!
Soy Ana (becaria Parlamento).... ah! Sigue en pie eso de ir de finde a la playa? Lo dejamos para Enero, pero que no se te olvide que yo no lo he hecho (ni tampoco me olvido de ti).
Un beso pequeña!

Roberto dijo...

Me gustaría estar bañado en chocolate y morderme ( ñam, ñam ) pero estoy envuelto en envidias, si envidias, de esas que llaman (¡que ironias!) "envidia sana". Te vas para comenzar despues de conocer lo que es el borde del precipio, ahí nos dejas y por él muchos caerán, yo no ( je, je ). A quienes apuntas la letra de la canción vamos a hacerles arrodillarse de envidia. Canción "Mi alma pérdida" (Amaral), escucharla, sentirla, y si no teneís a quien regalársela buscarlo desesperadamente. Es la diferencia entre estar vivo o .... gracias por lo que nos has dado Paloma.

Raúl Ramírez dijo...

Las despedidas son siempre difíciles, más si te vas de una etapa de tu vida que quieras que no ha sido muy importante. Nunca olvidaré el tiempo que compartimos. Aprendimos mucho: yo de tí y tú algo de mí... ¿O no recuerdas AMARGURAS de Font de Anta? Muchos besos y acuerdate d elos pobres...

marta marmota dijo...

Pues mucha suerte!
Llevo un rato leyendo tu blog... y voy a seguir otro poco...