viernes, septiembre 01, 2006

El centro de las miradas

El Pais en sus páginas de cultura se hace eco del que quieren que sea el estreno del año, el de la película más cara de la historia del cine español: Alatriste. La campaña de promoción está siendo tan brutal que el pasado martes pudimos ver a su protagonista, Viggo Mortensen dentro del plató del Telediario 2 que presenta Lorenzo Milá. A Mortensen le jugó una mala pasada el subconsciente y dijo que estaba encantado de haber sido invitado a "este programa". Y desde luego que lo era. Es terreno para el debate. Hasta dónde permitir este tipo de licencias en el tiempo de los informativos de una televisión pública, con los cientos de minutos que se jactan de dedicar a la promoción cultural. Ya el día antes había estado el actor americano dentro de los informativos de Tele 5. Pero no era de eso de lo que quería, si no de esta foto. Atentos a la jugada:

Es la foto con la que El Pais, tambíén en su versión digital, ilustra la información "Alatriste desenvaina en las pantallas". En el primer vistazo me llamó la atención lo bien que trata el fotógrafo a la esposa del Presidente del Gobierno, que aparece en el centro y es la única que está completamente enfocada. Hasta ahí todo normal. Con las fotos se editorializa más que en las dobles de opinión. Cuando ya centré mi atención me di cuenta del veneno que escondía.

Atención al juego de las miradas. Pérez-Reverte está fuera del juego, pendiente a los periodistas. ZP mira embelesado al académico, mientras el actor hace lo propio con su señora. En el centro ella, iluminada y maravillosa. Una pena que la foto del periódico en su edición digital aparezca recortada y tan pequeña. Búsquenla en la versión impresa. Sonsoles es el centro de las miradas del fotográfo y ese hombre a su derecha que le dedica ojos libidinosos. Es la estrella. De la Premiére y de la polémica porque estos días está también en el centro de las puyas del PP que critica a ZP el que haya cogido un avión oficial para ir a verla actuar a Berlín cantando en el coro de la orquesta de Baremboim.

El actor de moda la mira, su marido ni se cosca y ella, que parece darse cuenta de todo, deja que los acontecimientos se sucedan. Es seguro que nada pasó anoche en la Gran Vía madrileña como lo cuento, pero es increíble como a las fotografías nos regalan a veces trazos de lo más íntimo de los personajes. De esta hay que darle las gracias a Gorka Lejarcegi y al que decidió que fuera ésta la que ilustrara la información y no cualquiera otra de las cientos que anoche hizo el fotógrafo.

No hay comentarios: