martes, abril 11, 2006

La importancia de los símbolos

Los símbolos de los partidos políticos españoles son una rosa, una gaviota, un sol... el del ganador de las elecciones peruanas es una olla. Nada de cosas etéreas, generales o asépticas. Una olla, el pan de cada día. No hay símbolo que más concentre una idea política. Y ha llegado al poder.
Y es que los símbolos son muy importantes. Y lo digo en un Martes Santo de Semana Santa sevillana. Sé bien de lo que hablo. Los símbolos lo son todo, aunque yo pase de los símbolos. Viví el Domingo de Ramos con mi familia en las calles sevillanas. Los ojos bien abiertos para no perderme nada de lo que mis compañeros ya me habían anunciado: los canis, ellas con trajes de chaquetas dos tallas menos color pastel, ellos con chaqueta oscura que voceaba "es la primera vez que me pongo un traje".
No era del todo así, pero casi. El Domingo de Ramos en Sevilla es un atentado a la moda. Pero sin trascendencia, las microfaldas y los trajes de chaqueta blancos y abiertos de capo de la droga colombiana son un símbolo más. Y aunque mis ojos no podían dejar de asombrarse de los pompones amarillos y los zapatos de estreno en la mano, mi mente no pudo abstraerse del derroche de sensaciones de la gente que me rodeaba. Vi la entrada de Jesús Despojado en Molviedro. Para corazones paganos como el mío aquello era una auténtica encerrona. Te coge desprevenido, nadie te dice que en una de las plazas más coquetas de Sevilla se hacinan miles de personas para ver los últimos coletazos de los pasos, las saetas y las marchas que tardan tres horas en despedir hasta el año que viene un sentimiento que les emociona y hasta les hace llorar. Son símbolos, pero las lágrimas son verdaderas. Casi me emociono hasta yo.

3 comentarios:

danirmartin dijo...

Esos del traje blanco me parece a mí que vivían todos en cierto barrio donde yo trabajo. Antes de tirar para el centro se pasaban por cierta heladería y comprarse una tarrina y aunque yo no estuve en el centro me pude fijar en ese detalle.

Canis, esa especie...

Jose M. Sánchez "Daze" dijo...

Yo,sintiéndolo mucho, tengo una falta de atracción por la Semana Santa. Es verdad que en Sevilla o en Orihuela (Alicante) son espectaculares, pero es que yo no siento nada. Tal vez se necesita tener una cierta fe en nuestro interior. aún así, entre la música y los fervientes seguidores te contagia una cierta emoción. Saludos desde Elche.

Juan José Payá dijo...

jajajaja. Muy bueno, sevillana amiga. Ya veo que sientes bien poco por estos tiempos de la Semana Santa. Me sorprende enormemente tu comentario de pagana cuando yo pensaba que, en Sevilla, la fe era un amor natural que recibíais desde la temprana infancia. Qué cosa tan curiosa la tuya. Me alegro enormemente de verte de nuevo por el blog. Y disculpa el retraso de mi contestación pero andaba un poco ocupado con los trabajos de la uni. Sobre lo de tus compañeros en RTVE, estamos contigo. En mi facultad, han llegado también comentarios similares sobre lo que ocurrirá en Alicante o Elche. Pero ya nos tememos lo peor. Tienes todo mi apoyo y, sobre cualquier asunto, no dudes ni por un instante en contar conmigo. No cambies, por favor, ni un ápice de tu estilo reivindicativo, comunicativo y directo al corazón.
Besos, Juanjo.