miércoles, abril 26, 2006

El psiquiatra mata...cada vez más

Érase que se era un hombre que se dolía de su cabeza. Y tanto, tanto se dolía que los médicos dictaminaron que se inventaba su enfermedad y derivaron su proceso a psiquiatría. Hoy reposa en el cementerio con el tumor en el cerebro que le llevó a la tumba, pero en paz con sus miedos y sus fobias. Nunca recibió morfina, pero el prozac seguro que le ayudó. Como ha tenido que ayudar, el prozac y otras sustancias estupefacientes, a los creativos de publicidad de MTV que han lanzado una de las campañas más innovadoras que jamás hayamos visto en España. Estudios psico-sociológicos demuestran que es imposible no pensar en un león si alguien te ordena de repente "no pienses en un león". Los de la cadena de música han sustituído el animal por MTV y han añadido elementos sociológicos para hecerse su propia campaña a la contra. http://www.nomiresmtv.com/ Parece que están utilizando la red como principal vehículo de comunicación y no deja de ser curioso lo muy polémica que está resultando esta campaña centrada en niños-pijos que preconizan la virginidad antes del matrimonio y otros tantos atributos de una "juventud sin mácula".

domingo, abril 16, 2006

Amputados

Dicen que el viejo Sindo de Rosal, al que le han cortado la pierna hace casi un mes, se queja a diario de que le duele el dedo gordo del pie amputado. Los que le visitan se burlan de él y lo toman a broma, pero él reivindica sus dolores. Yo también me reí cuando mis tíos me contaron semejante historia. Pero mi abuela, que ese día cumplía los 74, me explicó que ella tenía un vecino en Cortegana al que le cortaron las dos piernas y que desde su silla de ruedas le confesaba algunas mañanas que ese día le apretaban especialmente los zapatos. Con el objetivo de vencer mi risa y mi escepticismo, mi tía se esforzaba en explicarme, a su manera, el por qué. Cuando ella era una niña, recuerda, preguntó más de una vez a su primo, algunos años mayor que ella, por qué se llevaba a menudo la mano existente al brazo inexistente. - Es que me pica.- Respondía su primo. Ella miraba entonces el espacio invisible que tenía por brazo desde que años antes se cayera de una higuera con la mala suerte de que el hueso se le saliera del sitio y estuvieran en plena postguerra. Dice mi tía Carmen que su propio padre, el tío del amputado, asistió al médico en la dura operación asiendo al niño en unos tiempo a años luz de la anestesia, tal y como la conocemos ahora. - Resulta-explicaba mi tía, haciendose eco de la experiencia de su padre- que un brazo no lo cortan así como así. Antes lo separan todo: los nervios, los músculos... para dejar el hueso desnudo y después cortarlo. Pero todo lo demás lo meten dentro y lo cierran. Los nervios siguen ahí, por eso a mi primo le picaba su brazo, al vecino de tu abuela le apretaban los zapatos y al viejo Sindo le duele el dedo del pie gordo. Eso hasta tiene operación. He pensado mucho en esa lección entre la biología y la fantasía y ha sido la actualidad la que ha querido que me de cuenta de que hay muchas realidades que ya no existen pero a nosotros nos pican, nos aprietan y nos duelen. Hoy celebran los vascos su Aberri Eguna. Una jornada festiva que los medios coinciden en que se vive este año de forma más alegre. El propio Lehendakari, en su discurso, ha señalado que "la violencia se ha acabado", porque la sociedad vasca nunca más permitirá que haya violencia en su pueblo. ETA era el miembro canceroso de la sociedad y la política vasca, el que ya no existe. Lo que nadie se pregunta en este Día de la Patria Vasca es hasta cuándo nos apretarán sus zapatos.

martes, abril 11, 2006

La importancia de los símbolos

Los símbolos de los partidos políticos españoles son una rosa, una gaviota, un sol... el del ganador de las elecciones peruanas es una olla. Nada de cosas etéreas, generales o asépticas. Una olla, el pan de cada día. No hay símbolo que más concentre una idea política. Y ha llegado al poder.
Y es que los símbolos son muy importantes. Y lo digo en un Martes Santo de Semana Santa sevillana. Sé bien de lo que hablo. Los símbolos lo son todo, aunque yo pase de los símbolos. Viví el Domingo de Ramos con mi familia en las calles sevillanas. Los ojos bien abiertos para no perderme nada de lo que mis compañeros ya me habían anunciado: los canis, ellas con trajes de chaquetas dos tallas menos color pastel, ellos con chaqueta oscura que voceaba "es la primera vez que me pongo un traje".
No era del todo así, pero casi. El Domingo de Ramos en Sevilla es un atentado a la moda. Pero sin trascendencia, las microfaldas y los trajes de chaqueta blancos y abiertos de capo de la droga colombiana son un símbolo más. Y aunque mis ojos no podían dejar de asombrarse de los pompones amarillos y los zapatos de estreno en la mano, mi mente no pudo abstraerse del derroche de sensaciones de la gente que me rodeaba. Vi la entrada de Jesús Despojado en Molviedro. Para corazones paganos como el mío aquello era una auténtica encerrona. Te coge desprevenido, nadie te dice que en una de las plazas más coquetas de Sevilla se hacinan miles de personas para ver los últimos coletazos de los pasos, las saetas y las marchas que tardan tres horas en despedir hasta el año que viene un sentimiento que les emociona y hasta les hace llorar. Son símbolos, pero las lágrimas son verdaderas. Casi me emociono hasta yo.

viernes, abril 07, 2006

Indefesos: Bono se marcha

Escucho las explicaciones de Bono sobre su marcha política en uno de los períodos políticos más movidos de los últimos tiempos. Bono tralada ahora sus "emociones y sentimientos" cargados de orgullo socialista. Ayer Maragall decía de él que "habrá que buscarlo en el Vaticano·". Los periodistas creyeron que era un lapsus de Maragall, siempre entre la cama y la botella. Pero no, Maragall sabe siempre lo que dice, siempre. Dicen las malas lenguas que Bono no se va porque ha visto claro que la vida es más importante que la política, sino para dejar más fácil el camino a Zapatero. Ahora, dicen ellos que no yo, podrá hablar a sus anchas con catalanes separatistas y terroristas a medio vencer. Desde luego Bono no va a modificar ni un ápice su postura: se va por cuestiones personales y familiares. Y yo me lo creo. En serio quiero creerlo porque se me ocurren pocas razones mejores para dejar el poder que dedicarse más tiempo a sí mismo y a la familia. Casualmente, mientras Bono habla, la defensa de Otegui, Petricorena y Olano han depositado la fianza que les deja libre. Un periodista le acaba de preguntar si la actualidad política, se refiere al estatuto catalán, ha tenido algo que ver en su decisión y él le ha contestado: "A mí de la política no me echan las dificultades". Asegura que se irá sonriendo, que ha contado los ministros de defensa que le han precedido y que él es el cuatrocientos y pico, cuantía que le quita importancia. Dice que quiere irse en paz. Que se vaya. Yo le dejo.