lunes, marzo 06, 2006

De vuelta ( y media)

Se terminaron los carnavales. Nos adentramos en el tiempo de la oscuridad de la muerte que, desde que hice mi vida más laica, ya para mí no significa eso. Por delante ahora la esperanza de que empiece pronto el buen tiempo, el azahar, el solecito y se levante la livido (que todo los años pasa con la llegada de la primavera, como al resto de los animales, no nos pensemos únicos).
Este año el periplo carnavalero comenzaba el viernes 24, tras más de 20 días escuchando preliminares y semifinales en Canal Sur Radio, el prólogo a un viaje de 10 días con diferentes escalas físicas y emocionales. Como decía, todo empezaba el viernes 24 en el gallinero del Teatro Capitol de Cortegana. Un chirigota, otra, un cuarteto... empecé a asombrarme del salto de calidad que están dando estas fiestas en mi pueblo: bombos, cajas, tres guitarras por agrupación... eso no se había visto en la vida. Y unas músicas de escándalo y unas letras, que en su búsqueda de la calidad, están abandonando los cotilleos de patios de vecinos para cantarle a la belleza de Cortegana y sus carnavales o para ponerse delante el espejo en el que Cortegana se ve decrépita y desencantada: "Recuerda cuando eras la capital", "otros pueblos ha visto crecer y ella se ha quedado cenicienta"...
Reconozco que un año más me he emocionado, se me han saltado las lágrimas y hasta he temblado. Como en la romería, las emociones no me dejan encontrar una explicación racional a lo que me pasa, pero miro a mi alrededor y reconozco las mismas en los que me rodean. Eso es lo que te hace ser de un pueblo y no lo que pone el D.N.I. (que puede coincidir o no).
Y desde el día de Andalucía hasta el viernes, la ironía y la democracia me dieron la bienvenida en las calles de Cádiz, aunque la peste a orín de humano alcohólico les hacía una férrea competencia. Entre lo más impresionante, el encuentro de las chirigotas ilegales en El Pópulo donde se daba cita el ingenio que se escapa al concurso oficial de agrupaciones. Entre ellas, las de Tino Tovar, que salió a la calle con sus amigos (los mismo que salían en Los Angelitos) disfrazados de "pájaros espino". Una de esas chirigotas, que no era tal porque apenas la formaban 4 amigos, una guitarra, un carrito de la compra y un perchero, cantó una de las coplas más inteligentes que he escuchado en mi vida. Se trataba de una adivinanza cantada, pero lo gran dificultad de la letra estribaba en que estaba hecha a base de palabras esdrújulas.
Para adivinar, por ejemplo, al nuevo Papa decían. "él es papable legítimo, yo soy mamable esporádico" y para referirse a Zapatero hablaban del conflicto autonómico y otras tantas palabras muy por encima de coeficiente intelectual medio. Me fui para ellos, ya les conocía del año anterior:
"¿Pero como habéis hecho para hacer una canción con esdrújulas?"-Le preguté a uno de ellos que me contestó con esa filosofía gaditana- "pues nada, que metimos Copla Esdrújula en Google y salió sola"- Me hizo gracia y le comenté- "Eso lo cantáis en el Falla y no se enteran la mitad"- a lo que me contestó- "esto lo cantamos en el Falla y la gente sale por la puerta a buscar la mitad de las palabras en el Lorouse".
Otra noche pudimos disfrutar de lo que supone escuchar a Manolito Santander y a Antonio Martín en su barrio de La Viña. Impresionante. Y tantas otras coplas, de esas que cuesta más de 200 euros en la reventa escucharlas una noche de final, y que tres días después te las cantan gratis y para todos, sin discriminaciones. Un ejemplo de democracia que continué en mi pueblo. Volví el viernes al Capitol, ahora disfrazada con mi hermana y otra amiga. Terminé en el Maguipub inmersa en un ambiente cariñoso en el que los besos volaban de boca en boca (aunque el domingo por la mañana me enteré que eso no fue nada para la bacanal de la que fue escenario ese antro que ahora hemos hecho nuetra discoteca. Pero esas exclusivas me las perdí yo).
Ni el vendaval, ni las lluvias torrenciales, ni el frío, ni las nubes pudieron con las ganas de disfrazarse de la gente. Y, aunque es verdad que la climatología permitió un tímido pasacalles, el miedo se venció en el baile: mises, damas feas, momias, Zipi y Zape, gárgolas, Asterix y Obelix, romanos, zorras, gatitas, magos y personajes de época que no se quitaron la máscara en toda la noche se dieron algo más que la mano en un baile en el que el estruendo de la alegría no permitía disfrutar de una de las peores orquestas que ha venido a Cortegana. Y eso que la vocalista se esforzaba poor compensar lo mermado de su voz con lo generoso de su escote. Como todas.

7 comentarios:

flor dijo...

este año te has convertido en parte palpable del capitol con tus letras(aunq
siempr lo has estado). no te lo habia dicho:enhorabuena por el popurrí. gracia
por escucharme en sevilla y por hacerte escuchar en cortegana.te quiero

Raúl Ramírez dijo...

Paloma ¿eres la de azul?

pirfa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
pirfa dijo...

Sí, señoras y señores, yo soy la de azul, tan horrorosa como las demás, que son Palmi, Miriam, Carmen y Rocío (la del centro).

Anónimo dijo...

creo q despues del popurrit (con ese nivel)cortegana y su carnaval no puede perder autores asi y q siempre q te den la opurtunidad de scribir a t pueblo no la desaprovexe ,x l bien del carnaval y de tus paisanos corteganeses.

Yazzata dijo...

Sólo queria llamarte la atención sobre:
C.I.= COCIENTE INTELECTUAL
La expresión "coeficiente intelectual" es incorrecta.
Un saludo

4 elementos dijo...

solamente darte las gracias por algo que aunque mucha gente lo pase por alto es importante. Gracias por ir disfrazada al teatro año tras año!un besito

PD:me dio bastante corte eso que dijiste de "ole mis dos cuñaos..."