lunes, febrero 06, 2006

Si fuera un personaje, sería...

7.00 A.M. Suena el despertador. Se levanta Gregorio. Le pido media hora de prórroga. 1,50 metros de cama para mí sola. 7.30 A.M. Llega mi hora. Me levanto. Mientras coloco el pie derecho en la zapatilla (siempre el derecho) me digo: "Hoy es un buen día, nadie puede conmigo". Un poco de autoestimitis para poder enfrentar mi vida. Vista de 360 grados a la habitación, decidido: Vaqueros, camisetas y los deportes. Ponerme los deportes es como inyectarme vitaminas: el día va a ser largo, pero voy a poder con él. Me voy al cuarto de baño, empieza el juego de la biología. El pis, el agua, el espejo, el frío, las cremas o pinturas, los olores... 7.40 A.M. Mi suegra ha mandado pan del pueblo para tostada. Le pongo pechuga de pavo y me hago un manchado, con sacarina. 8.10 A.M. Abrigo, bufanda y arranco el coche. 8.50 A.M. Aparco el coche en una calle paralela a San Juan de la Cruz, tras 40 minutos de tráfico más que pesado que se han convertido en atasco al salir de Los Remedios. 9.00 A.M. Espero que el examinador diga: "para el examen de Introducción a la Ciencia Política". Lo dice, avanzo entre los demás estudiantes, cojo el folio de las preguntas. Me siento. 10.40 A.M. El examen... la imaginación ha puesto los parches a los agujeros que dejó el estudio. Arranco el coche. Me compro un bocadillo. Hoy tengo que comer en el trabajo porque han tenido la genial idea de ponerme un curso de 15.00 a 17.00 P.M. 11.15 A.M. Llego a la tele. Me he perdido por esa otra ciudad que se llama Sevilla Este. Al cruzar la puerta me hago la señal de la cruz, un "dame paciencia , Señor" que se confundía con "Perdónalos que no saben lo que hacen". El brazo derecho tiene el doble de potencia que el izquierdo gracias a la sesión de escritura con bolígrafo, ya casi olvidada. 12.30 P.M. No me han puesto trabajo. Estoy ociosa. Leo el periódico, me levanto y al poner el pie en el suelo siento esa electrizante sensación: los deportes. Paseo y voy a archivo y le espeto a una compañera: "Hay día en los que quisiera ser como las chinas de las películas que dan vueltas por el techo y las paredes". Sé que no puedo, pero me siento con la ilusión y hasta la fuerzas necesarias... mejor será que me siente y escriba.

1 comentario:

danirmartin dijo...

Hiperactiva que estás, no?

El examen bien?, ay!, imagnación nuestra que estás en la mente, alabada seas, que tantas soluciones nos das!

Yo no sé que personaje sería, pero me gustaría tener el don de la ubicuidad: Hacer "chas" y aparecer a tu lado.

Un besito.