jueves, junio 02, 2005

Tinto de Verano

Tengo que reconocer una sequía escritora. Me he intentado poner varios días, pero al abrir Word, la página en blanco, que aquí también la hay, me he echado para atrás. Y no es que no haya temas: desde las fotos de Internet de los pedófilos (que aunque, censuradas, insinuaban abyecciones que yo dudaba que existieran en la realidad), hasta el NO francés a una Constitución de la que yo me abstuve. Como nada me inspiraba le he preguntado a José Antonio Rodríguez, mi compañero en el cuadrilátero donde trabajamos, un tema sobre el que reflexionar. “Escribe sobre el verano”. No he podido contener la risa. “No te rías, es un buen tema. Tú experimentas cambios en tu cuerpo porque los días son más largos, te vistes con ropa más fresca”. Sí, pienso ahora, sobre todo ayer que me coloqué una minifalda sin asomarme a la ventana y tuve que pedirle a los compañeros que me acercaran a casa a cambiarme. La proposición de Jose me ha hecho gracia. El verano es una de los temas más frívolos a los que recurren cada año por estas fechas los columnistas de la llamada “prensa seria”, que de seria tienen cada vez menos. En su primer verano de vida con Joly, el Diario de Sevilla ofreció a Manuel Barea una columna. Él le puso el nombre de este post. Para mí Barea es uno de los seres más brillantes del Diario. Es una pena que redacte tan poco. La misma que da leer a algunos que no saben hacerlo. Algunos compañeros del periódico lo recuerdan como lo mejor que nunca se escribió en aquellas páginas. Y es que también de la frivolidad se hace literatura. Sino que se lo pregunten a Maruja Torres, que lleva 50 años vendiendo libros.

No hay comentarios: