miércoles, junio 08, 2005

La Galicia Chica

Faltan horas para que empiecen los actos del prólogo de la Romería de mi pueblo. Dice mi tía Angelita que lo de este viernes va a ser espectacular. Pero ya desde el fin de semana pasado, y lo sé por oídas, no se podía parar en el pueblo. Todos coinciden en que no queda ni un sitito en los bares y que la gente, con el buen tiempo, se ha echado a la calle. Y todo me hace pensar. Tras los incidentes de navidades, El Mundo se hacía eco de un “estudio” que otorgaba a Cortegana un índice de criminalidad más alto que el de la propia capital de España. Y yo creo que ahí le ronda. Cuando tengo que explicar a un advenidizo qué pasa en mi pueblo: los sucesos xenófobos, los crímenes... (todas esas cosas que os hacen salir en los medios y que no son ni Medievales ni jamones) siempre aludo al “microclima”. Bromeo y digo que existe un microclima que hace que nos matemos los unos a los otros. Rivas, el escritor gallego, tiene un excelente artículo en el que relaciona el clima de Galicia con el índice de suicidios de la zona, el más alto de España. Y los viejos siempre dicen que Cortegana es “la Galicia Chica”. De hecho mi abuelo Joaquín dice que hay que mirar el mapa del tiempo de Galicia para saber el del pueblo. Por ahí deben ir los tiros. La diferencia con el microclima gallego radica en la intensidad con la que nosotros disfrutamos del ocio (porque, claro, el ramalazo andaluz tenía que salir por algún lado). Un ocio que se presiente por Mayo y no explota hasta Junio. Pero eso sí, cuando llega, se nos olvidan todas las tragedias. Y eso que en “La Galicia Chica” las coleccionamos. Y yo espero el artificio del mantón y la flor con impaciencia. Es pensarlo y me sube un cosquilleo por la barriga. (Es que una es muy flocrórica. Crítica, pero florclórica)

1 comentario:

danirmartin dijo...

Flocórica, florcórica o folclórica, en qué quedamos?

Ya tengo curiosidad por conocer tu pueblo, eh... tantas historias.

Beijos.