viernes, mayo 06, 2005

Información deportiva... a mi pesar

Ayer me enfrenté por primera vez con la información deportiva. Me explico, me moría de ganas por asistir algún día a un entrenamiento y una rueda de prensa de futbolistas a ver si era en realidad tan patético como salía en televisión. Si el periodismo tuvo alguna vez reglas o fórmulas, los periodistas de deportes las rompen todas. ¿Qué pasaría si un redactor le hiciese a un ministro, por ejemplo, 27 veces la misma pregunta? Pues que dejaría de contestarle y los demás compañeros se reirían bastante de él. Pues en deportes, todo lo contrario. Después del entrenamiento del Sevilla, Antoñito compareció ante la prensa. Se sucedieron una tras otras las MISMAS PREGUNTAS: ¿cómo preparáis el Derbi? ¿Cómo os anima el míster de cara al Derby? ¿Crees que te sacará a jugar? ¿Para ti significa mucho este partido? ¿Qué supondrá para el Sevilla ganar el derby?... Y lo llamativo de la historia no es que las preguntas sean prácticamente la misma, sino que el jugador había dado respuesta (aunque torpe) a todas ellas desde la primera de las cuestiones. Increíble. Lo curioso de los periodistas deportivos es que olvidan que lo son y se convierten en un aficionado más con licencia para hacerle preguntas al jugador. De momento se nota del pie del que cojean y allí todos eran palanganas, como en la sala de prensa del Manuel Ruiz de Lopera todos serían béticos (o la mayoría). Y digo que se olvidan de la imparcialidad, la claridad y otras supuestas máximas del oficio periodístico en aras de sus pasiones porque ninguno de ellos rechistó cuando el de prensa del Sevilla les prohibió hacer preguntas sobre la polémica de cara al derbi (el cruce dialéctico de los presidentes y demás). Y ellos que iban para eso.

No hay comentarios: