lunes, abril 04, 2005

El Papa es noticia

Ha muerto el Papa y con él gran parte de la independencia, y hasta la dignidad, de la casa en la que trabajo. Antes de que cerrara sus ojos para siempre, ya temí que TVE se volviese "mas papista que el Papa" y mis sospechas se confirmaron el mismo sábado. Todo está mal. Ya sé que hay un acuerdo de la Española con la Conferencia Episcopal, pero de ahí a que el cadaver del Papa ocupe más tiempo en la cadena pública que en la propia cadena de la Iglesia, hay un paso. Es exagerado el despliegue y es insuficiente el discurso. Lo es desde el primer día. De una muerte se puede decir poco más que donde y cuándo y la biografía del fallecido. Cuando se intentan llenar 24 horas con esa información, se hace agua por todos lados. Además de insuficiente, el discurso es parcial hasta la extenuación. Todas las palabras son de alabanza. Apenas hay testimonios que recuerden que el Papa no tuvo a toda la opinión pública consigo, como lo parece después de muerto. Sólo Llamazares y algún otro líder de izquierdas han recordado, tímidamente en mitad del fervor de los demás, que fue muy criticado en vida por algunas actitudes suyas: uso del preservativo, papel de la mujer, actitud frente al Sida... Pero sus palabras se han perdido en un mar de recuerdos edulcorados. Hay que ser un valiente para enfrentarse a la muerte de los otros de forma sincera. Hay que serlo para mantener la misma opinión que se tuvo de los otros mientras vivieron. Y valiente son muy pocos en este país. De eso da cuenta su televisión pública.

No hay comentarios: