lunes, abril 25, 2005

Ariel y la razón

Ese madrileño de verbo inteligente y palabra comprometida que en poco tiempo se convirtió en amigo de muchos de nosotros, el mismo que aparentaba la mitad de años que afirmaba tener, se erige con la razón absoluta cuatro meses después de haber abandonado Cortegana, antes de que Cortegana lo abandonase a él. Recuerdo perfectamente la conversación. Fue un día de esta navidades en el salón de su casa. Bebíamos whisky y ginebra y comíamos cortezas o algo así... hablábamos de tantas cosas. Ninguna tenía importancia, pero en mitad de aquel foro improvisado de sensaciones el tema de la sexualidad surgió de forma natural, y no era la primera vez. El debate lo protagonizaba el uso del condón, relacionado con las enfermedades (no con los embarazos) y yo dije que no se prestaba la misma atención al póntelo pónselo cuando tienes pareja formal que cuando no la tienes (o algo así). Él dijo “¿Cómo que no?” Y yo le intenté hacer comprender que parejas que llevan tantos años y sólo han tenido relaciones entre ellos, bajan la guardia. Sentado en su butaca favorita de aquella casa que tomó como propia por dos meses abrió sus ojos de par en par para decirme: “¿Y me lo dices tú, que eres de Cortegana? Es el sitio donde he estado donde son más infieles” Me reí y le dí la razón. Si me lo hubiera dicho otro cualquiera, aquello no hubiera pasado de un simple comentario gracioso, pero Ariel sabía realmente lo que decía. Ha viajado mucho, ha estado en Filipinas y ha recorrido (y vivido) en media España. Sus palabras me han hecho pensar... y ahora, meses después, no me queda más que volver a darle la razón, pero esta vez de una forma pausada y sabiendo lo que digo. Si Rosal es el pueblo de las madres adolescentes, Cortegana es el pueblo de los cuernos. Que Dios nos coja confesados.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Vaya q capitulo de infidelidades me he perdido en tres dia que no hablo contigo?
Carmela

Anónimo dijo...

wola shula! vaya tela ija... como lo sabes... q asko d pueblo, ya mismo tendremo q ace una especie de san fermine por aki... porq vaya tela shikilla!!!! bss!

Anónimo dijo...

Esta es la triste realidad, pero más triste es estar con una persona sin quererla,o quererla y engañarla...creo que es una de las peores cosas de esta vida, la mentira, no tiene sentido.Afortunadamente somos libres para elegir con quien queremos compartir nuestra vida, y aunque nos podamos equivocar de persona, estoy segura de que siempre hay una forma de hacer las cosas sin necesidad de hacer daño a los demás.Entonces, ¿para que elegir a alguien y luego engañarlo continuamente? es algo que nunca entenderé...PDR

Anónimo dijo...

INFIEL=INFELIZ