miércoles, marzo 23, 2005

La moral tiene nombre: Terry Schiavo

Que la gente elija morir es una conquista social que ciertas administraciones rancias y casposas no están dispuestas a permitir. El caso de Terri Schiavo saca a la opinión pública, más que nunca, la doble moral de los dirigentes estadounidenses... ¿A qué juegan los americanos? Las imágenes que vemos nos hablan de una mujer que hace 15 años que dejó de vivir con dignidad y de un presidente que interrumpe sus vacaciones para obligar al marido de la enferma a que prolongue su vida. Es más, el juez del estado donde vive Schiavo se ha negado a conectarla a las máquinas y la administración pública norteamericana se plantea procesarlo. ¿Imaginan que pasaría si ese juez fuera a la cámara de gas? No sería el primero ni el último asesinato legal en Estados Unidos. Mientras Schiavo pide morir, los que gobiernan matan a cientos de personas a los que su condición de delincuente nunca les negó la de amantes de la vida. Hablamos de algo más allá de la eutanasia. Se trata de moralidad. Más allá de plantearse el derecho de una persona para elegir cuándo quiere morir (ya que nadie nos preguntó si queríamos nacer, por lo menos que nos dejen esa decisión), el debate de este caso americano deja ver la culpabilidad de un pueblo que al elegir a esos gobernantes, eligió la tozudez, la ignorancia y el doble rasero.

1 comentario:

amaltea dijo...

a mi me parece mu fuerte que un presidente que fierma penas de muerte este dandose golpes de pecho por este tema...

estos americanos catetos no dejaran nunca de sorprendernos chica...

un beso