lunes, marzo 28, 2005

La Huida 3 (punto y final)

Baco nos sorprendió en Salamanca. Estaba dentro de nuestros bolsos, camuflado en dos botellas de agua. Allí donde entramos pedíamos Fanta de limón. Al segundo viaje a por la bebida cítrica los camareros empezaron a mosquearse. El primer local del sábado se llamaba Amadeus. A pesar del esfuerzo por bautizar los bares que se dan los empresarios hosteleros salmantinos, por dentro todos tienen la misma decoración medieval. En el Amadeus, la música era buenísima y los viajes al cuarto de baño para repostar se sucedía. El suelo empezó a moverse en el Amadeus. Salímos de allí riéndo a carcajadas y no dejamos de hacerlo ni siquiera cuando vimos una pelea de “canis” a la puerta de otro bar. Los mirábamos y nos reíamos. Recuerdo que les dije que hicieran el amor y no la guerra y que Víctor me tapó la boca. De haberse coscado los otros seguro que la primera ostia se la hubiera llevado él. Así que salimos de aquel paraíso de burracos, el peor antro de Salamanca. Al doblar la esquina vimos el Camelot. Me acordé que la hija de la dueña del hostal nos había hablado de él y entramos. Siendo de Cortegana no podía ser de otra manera: pasamos directamente al escenario. Como constatamos que los hombres de Salamanca no son muy agraciados, nos dio por corearles “feos, feos” desde el escenario cobijadas por el alto volumen de la música. No sé que hubiera pasado si acaba la canción en mitad de uno de mis gritos: “No tenéis la culpa, pero es que sois muy feos”. Palmi decía: “Me llevo el primer premio a Huelva, me lo llevo” Había un calvo a nuestro lado que quería darnos conversación. La gente en Salamanca es muy agradable y simpática pero el más simpático de los salmantinos no estaba en Camelot. El bar de en frente se llamaba Gabtsy. En la más escondida de las barras me enfrenté al camarero así: - Tengo un problema - A ver el problema ( se reía) - Yo tenía un papel que decía que la segunda copa era gratis, pero lo he perdido. - ¿Qué es lo que quieres? - Una Fanta de limón Sonrió, accedió y se perfiló como el más simpático de los salmantinos. Era moreno y rellenito y a Palmi le recordaba extrañamente a Benítez el del pueblo. Él se reía queriendo adivinar qué sustancia nos hacía estar así si sólo bebíamos Fanta de Limón. Mientras Palmi y Víctor bailaban, yo ,en agradecimiento, le daba conversación. Él me hablaba a ratos, entre copa y copa que le pedían. Me explicó por qué se llamaba Gabtsy el bar y yo le hacía una comparativa con la marcha de Sevilla. Él recargaba una tras otra las Fantas de Limóin sin que yo siquiera las terminara. En una de ellas me atreví a decirle: - ¿Sabes quién era Baco? - A ver, ¿qué quieres? - ¿Por qué duró cien años la Reina Madre? Y, obedientemente y sin perder la sonrisa, vacío algo del contenido de la botella de Beefeater en mi vaso. Jamás fue tan divertido que me invitaran a un cubata. Y sin dar nada a cambio. Pero un suceso hizo que abandonáramos el bar. Baco, que nos estuvo acompañando toda la noche se cebó especialmente con uno de nosotros. Y el alcohol acabó con la fiesta que él mismo había propiciado.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya veo que Salamanca geniall,pero me habeis dejado con la miel en los labios,quien fué el mas afectado por Baco?alguna pistilla?me alegro que lo pasarais bien,sobre todo Palmi que creo que lo necesitaba bastante,a ver si los canarios le gustan mas,es que la niña es un poco exigente.
Por ciero no fuisteis al bar del novio de Ana(mi compi de piso)no?
Ah,que barata os salió la juerga,eh,asi cualquiera.
besos

Carmen A.

Anónimo dijo...

Carmela, te voy a contestar yo, aunque en realidad no puedo decirte claramente a quien afectó Baco porque me juego el trabajo y que nos destierren del pueblo, así que mejor te quedas con la miel, que está muy rica.Al final no fuimos al bar del novio de tu amiga porque quisimos conocerlos todos y evidentemente no nos dio tiempo, sobre todo por el estado en el que nos encontrábamos,pero creo que estuvimos cerca eh!, alguno de los bares que me dijo Ana estaban por allí, así que otra vez será, seguro.Los demás detalles del viaje ya te los contaré yo personalmente cuando te vea...
Por cierto, ve buscando candidatos para elegir al guapo, porque el premio de Salamanca nos lo tuvimos que traer de vuelta,¡vaya tela con los salmantinos!.Un beso grande, nos vemos en Canarias.PALMI