viernes, marzo 25, 2005

La huida 2

Estamos en Salamanca. Las ocho horas de autobús hicieron mella en mi cuerpo y todavía no me he repuesto del todo. Espero que no se cumpla el refrán "lo que mal empieza, mal acaba", porque si no la huida va a ser un fracaso. Nos despertamos a las 4:45 y nada más salir me di cuenta que la maleta que llevaba Palmi estaba rota. Pero hasta de eso nos reimos. No hemos tenido suerte con el tiempo en este Viernes Santo y nos hemos mojado un poquito. Así que, aprovechando, hemos parado en algunos bares (que en Salamanca hay muchos y muy bonitos) y hemos comprado unas entradas para el cine. Como Palmi tiene ganas de comedias, veremos "El Penalti más largo del Mundo". Pero la lluvia no nos ha impedido que disfrutemos de la ciudad del Lazarillo. Los paseos de ayer nos sirvieron para hacernos una imagen de los que es Salamanca de forma general y hoy ya hemos podido entrar un poquito más dentro de ella. Ayer, como turistas en toda regla, queríamos hacer lo típico de los turistas. Vimos la Plaza Mayor, que tanto se nos pareció a la de Madrid y nos acercamos a la Casa de las Conchas. Gracias a una pista falsa mía, Victor y Palmi se tiraron un buen rato buscando la famosa ranita. Al final descubrimos que estábamos buscando en valde y damos con ella en otra fachada, al lado de la estatua de Fray Luis de León. También buscamos el astronauta y nos montamos en el tren turístico. Una guía cansada de repetir siempre lo mismo nos mareó la cabeza y lejos de ayudarnos a descubrir Salamanca nos sirvió de pretexto para reirnos de ella un rato. Cuando el tren pasó por el lado del Tormes decidimos pasar allí el día de hoy, pero la llvia ha pospuesto el plan para mañana.

No hay comentarios: