viernes, febrero 18, 2005

De seguridad y polígonos

La ocasión no podía ser mejor: apenas han terminado de apagar las llamas de la Torre Windsor, en Madrid, cuando surge una posible noticia: Resulta que la Junta de Andalucía posee de un sistema de seguridad informática para salvar todos y cada unos de los datos de la administración andaluza en caso de una catástrofe semejante. Cuando todavía las veinte empresas participantes en el Ibex 35 no han hecho recuento de sus pérdidas, la Junta, con ayuda de TVE, aprovecha para cantar al viento las bonanzas del Proyecto Fenix. Me hablaban de un bunker superprotegido a prueba de calamidades. Aquello, en realidad, no es más que un edificio entre un concesionario y una gasolinera con las puertas blindadas y un guarda de seguridad en la puerta que te pedía el DNI y los apelllidos. Mientras pasábamos por los pasillos, rozaba mi mano derecha por las paredes intentando adivinar tras ellas un frío desconocido que me anunciara la presencia del duro metal. Ni metal ni nada. Los ordenadores están protegidos por unas jaulas y poco más... pero eso sí, el técnico que repone el gas está separado de ellos por una reja. Todo un detalle. No me parece mal la iniciativa de Abengoa, ni siquiera la de la Junta por haber confiado en ellos. Me rio del aire futurista que estos temas adquieren en nuestro imaginario y de lo poco que se correspopnde con la realidad. Cosas de americanos, aquí, en Andalucía, no llega a ser ni el principio de la escala. Sevilla, 17 de Febrero de 2005.

1 comentario:

danirmartin dijo...

Olá, Pombinha!

Sólo decirte que, aparte del correo que te acabo de mandar, me hubiera gustado tener el honor de inugurar los "comments" de tu blog, pero ya veo que se me han adelantado.

Esta tarde procuraré tener la tele encendida a las 14:00 para ver el reportaje protagonista de este post... así terminamos el círculo.

Un beso y a seguir escribiendo.